DELEGACION DE ALUMNOS PUNEÑOS REPRESENTARON DANZA SIKURI EN EL CONGRESO

 EDUCACIÓN  El legislador Yonhy Lescano Ancieta, felicitó el trabajo que realizan los educadores de la I. E.P. Nº 71016 “María Auxiliadora” de Juliaca (Puno), con los escolares en los que cultivan el cariño e identificación con las expresiones culturales de su zona.
Fue durante la visita de una delegación de alumnos, del Sexto “C” de nivel primario, que llegó hasta el Palacio Legislativo ataviados con la vestimenta de Ayarachis de Cuyocuyo, danza sikuri fúnebre, con la que los niños conducidos por la docente Lilian Rosas de Deza, fueron ganadores en el concurso último organizado por su centro de estudios con motivo del Día del Campesino.
Carlos Alberto Mendiguri Vargas, padre de familia y presidente de la promoción visitante, mostró su satisfacción por la recepción a dicha delegación y sostuvo que fueron los propios alumnos quienes tuvieron la iniciativa de visitar la sede del Congreso de la República y tratar más de cerca a sus representantes.
Lucero Chambi Chura, en representación de los alumnos visitantes sostuvo que se ha concretado el sueño de su promoción de conocer la capital, los lugares turísticos de Lima e instituciones importantes del país.
Lescano Ancieta en amena conversación con los niños, al tiempo de felicitarlos ‘porque cultivan el folcklor de su tierra’, recordó que él también cursó estudios primarios y secundarios en colegios nacionales de su región. “Estudié derecho y posteriormente he representado a Puno hasta en dos periodos legislativos”, les dijo. “Hoy pese a haber sido electo por Lima, no he perdido nexo con mi   lugar de origen, ni con sus problemas y manifestaciones culturales”, puntualizó.
Los pequeños ayarachis de Cuyocuyo, improvisaron un vistoso recorrido tocando, bailando y cantando desde la sala Quiñones del Palacio Legislativo hasta la plaza Simón Bolívar del Congreso.
AYARACHIS DE CUYOCUYO 
Esta danza sikuri, proveniente de Sandia, ceja de selva puneña, está asociada a rituales fúnebres. Algunos estudiosos sostienen que es innegable su concurrencia en los funerales de emperadores incas por la representación de dolor multitudinario mediante las notas de sikus y lamentos cantados.

Otros estudios, como el de Carmen Salas, afirman que este estilo se produjo recién después de la muerte del último Inca Atahualpa, cuando la nobleza, guerreros y amautas huyeron en doloroso éxodo y se internaron en las alturas de Paratía.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario