CHINA REGISTRÓ EN 2015 SU MENOR CRECIMIENTO ECONÓMICO EN 25 AÑOS

 INTERNACIONAL  China registró en 2015 su menor crecimiento en un cuarto de siglo, según datos divulgados, que aumentaron la presión sobre las autoridades para evitar un aterrizaje brutal del país que desde hace años oficia de motor de la economía mundial. La expansión del Producto Interno Bruto (PIB) de la República Popular China fue el año pasado de 6.9%, la más baja desde 1990, cuando había crecido un 3.8%, en un contexto de aislamiento provocado por la represión el año anterior del movimiento prodemocrático de la Plaza Tiananmen de Pekín. Los mercados mundiales se agitaban desde hacía semanas por la desaceleración de la segunda economía mundial, que durante años ostentó un crecimiento de dos dígitos y que en 2014 tuvo un incremento de 7.3%.

En el cuarto trimestre de 2015, el PIB chino progresó un 6.8%, en lo que supone un ligero retroceso respecto al trimestre anterior (+6.9%) y el peor resultado desde el estallido de la crisis financiera en 2008.
Tanto los datos anuales como los trimestrales divulgados por la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE) están en línea con las anticipaciones promedio de 18 analistas. “La economía china está en proceso de estabilización, pero aún no se ha estabilizado", dijo a la AFP el economista jefe de Citic Bank International en Hong Kong, Liao Qun.
EXPECTATIVAS
Las bolsas mundiales, que en enero ya anticiparon la desaceleración china, operaban el martes con fuertes alzas, atribuidas a la expectativa de que las autoridades adopten medidas de estímulo para evitar un aterrizaje forzoso del país.
La bolsa de Shanghai, que desde inicios de año había perdido casi un 20%, cerró con ganancias de 3.2%. Hong Kong subió un 2.1% y Tokio un 0.6%.
"La situación en 2016 seguirá siendo más o menos la misma que en 2015 y el crecimiento económico de China seguirá confrontado a una situación internacional compleja y volátil", afirmó el director de la ONE, Wang Boan, en una rueda de prensa.

Incluso debilitado, el gigante asiático sigue siendo uno de los principales motores del crecimiento planetario, el actor más importante del comercio internacional y un colosal consumidor de materias primas. Prueba de ello, las bolsas mundiales habían caído a principios de enero tras los sobresaltos registrados en las plazas chinas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario