EL COOPERATIVISMO NECESITA UN MARCO JURÍDICO ADECUADO Y REGLAS DE JUEGO CLARAS PARA SU DESARROLLO

 COOPERATIVISMO  El cooperativismo peruano necesita un marco jurídico adecuado y reglas de juego claras para su desarrollo en el país, demandó el experto Tedy G. Arévalo, en el foro “Cooperativismo peruano: Perspectivas para el 2018, que organizó la Cooperativa de Servicios Especiales “Educoop”.
RETOS
Arévalo explicó que el cooperativismo debe tener también un entorno político bueno. En ese sentido, sostuvo que el gabinete de la presidenta del Consejo de Ministros, Mercedes Aráoz Fernández deberá asumir varios retos este año, entre los que se encuentran la cohesión del equipo ministerial, la asunción de un liderazgo claro, el diálogo constante con todas las fuerzas políticas, la reunificación de la bancada del Partido Peruanos por el Kambio (PPK) y escuchar el clamor ciudadano acerca de la inseguridad y la violencia.

Por su parte, la oposición y el gobierno están divididos. Por la oposición hay retos que también se deben superar. Está la división del fujimorismo, la beligerancia del fujimorismo (Keiko y Kenyi), la libertad del expresidente Alberto Fujimori (¿Qué pasa si decide participar en política?), y una oposición resquebrajada con bancadas y partidos divididos. También están los partidos en el Congreso, los líderes políticos y los gremios y colectivos que periódicamente nacen. Ahora un colectivo social tiene más importancia que un partido político.
ANTECEDENTES
Lo vivido el año pasado no ha sido bueno para el movimiento cooperativo, ni para ningún sector productivo del país. Recordó en su conferencia magistral que el entorno político fue impredecible, con un gobierno débil, sin liderazgo, sin base moral, y sin partido político que lo respalde.
Asimismo, tuvo un gabinete ministerial sin la confianza de ninguna fuerza partidaria, con problemas suscitado por el indulto al expresidente Alberto Fujimori, y sin aclarar los vínculos entre el presidente Pedro Pablo Kuczynski y la constructora brasileña Odebrecht. A todo ello hay que sumarle el problema de la “incomunicación”.
Todo ello vivió el movimiento cooperativo al que se le debe sumar los cambios y propuestas normativa sobre el cooperativismo.
El especialista dijo que el peor período experimentado por el cooperativismo fue a partir de 1991, cuando el gobierno de turno dispuso que todas las cooperativas se inscribieran en un registro y luego se liquidó el Instituto Nacional de Cooperativas (INCOOP). Se prohibió que las cooperativas tengan más de 1,000 socios y no más de dos locales, mientras que la Superintendencia de Banca y Seguros de ese entonces, fomentaba, mediante avisos, a las cooperativas.
PROYECTOS
Frente a esa experiencia, qué le espera al cooperativismo. En la actualidad hay varios proyectos de leyes en marcha, siendo los principales cuatro.
El primero es el Proyecto de Ley № 350/2016-CR del 30 de setiembre de 2016. En ese proyecto se propone la modificación de la Ley de Banca y Seguros y es patrocinado por la Superintendencia de Banca, Seguros y Administradoras de Fondos de Pensiones (SBSAFP) y también por el congresista Víctor Andrés García Belaunde. En este proyecto todas las cooperativas de ahorro y crédito pasan a la supervisión y control de la SBSAFP.
La segunda propuesta es un proyecto de ley sin número de mayo de 2016. Mediante esta norma se modifica la Ley General de Cooperativas y lo propone el Ministerio de la Producción por iniciativa de la Dirección de Cooperativas. Esta norma se ha quedado en comisiones.
La tercera norma es el Proyecto de Ley № 866/2016 del 11 de enero de 2017. Se propone la modificatoria de la Ley General de Cooperativas y es propuesto por Fuerza Popular, mediante la iniciativa del congresista Freddy Sarmiento.
La cuarta norma es el Proyecto de Ley № 350/2016-CR y 1161/2016 SBS del 4 de abril de 2017, en realidad son la fusión de dos proyectos de ley propuestos por la SBS y el congresista Víctor Andrés García Belaunde. Esta norma modifica la Ley General de Banca en cuanto a la regulación y también de las cooperativas de ahorro y crédito. Esta propuesta tiene el dictamen de las comisiones de Economía y Producción. Entra en vigor en enero de 2019 y las cooperativas de ahorro y crédito tienen 6 años para adecuarse, tiempo que se puede extender hasta los 12 años.
Sin embargo, esta norma para las cooperativas de servicios especiales y múltiples entra en vigor a partir de su publicación y tienen sólo 60 días para su adecuación para convertirse en cooperativas de ahorro y crédito, o simplemente liquidarse. La pregunta es que si las que realizan ahorros y créditos le dan 6 años para su adecuación, para las demás, sólo 60 días.

Para el experto, la explicación está en el interés de los bancos. “No olvidemos que hay más de 10,000 millones de soles que están circulando” y no es bueno, tratar a las cooperativas como si fueran bancos comerciales. Bajo el pretexto de lavado de activos y financiamiento al terrorismo, están obligando a las diversas cooperativas que no son de ahorro y crédito a convertirse en tales.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario