CHAMPAGNE, CHAMPAÑA O CHAMPÁN


El champán o champaña (en francés, champagne) es un tipo de vino espumoso elaborado en la región de Champaña, en el noreste de Francia. En realidad, es un vino blanco o rosado espumoso elaborado con una mezcla o ensamblaje entre las uvas chardonnay, pinot meunier, pinot noir, pinot gris, arbanne y petit meslier. Aunque la denominación de champán es exclusivamente de la región de Champaña, popularmente se utiliza el término champán para denominar a los vinos espumosos, elaborados en muchas regiones del mundo. La primera fermentación se hace en cuba como la fermentación de todos los vinos entre 18 y 20 grados. En la fermentación se convierte el mosto o jugo de uva en una bebida alcohólica. El proceso de fermentación se puede realizar en tanques de acero inoxidable, en cubas de madera abierta, dentro de un barril y también dentro de la botella como así ocurre en la producción de muchos vinos espumosos.

El champán se elabora a partir de muchos tipos de uva. La primera es la Chardonnay que es una uva blanca y representa el 26% de la superficie cultivada principalmente ubicada en la Cote de Blancs, asociada a los suelos calcáreos. Aporta a los vinos finura, elegancia, nervio, mineralidad. Es una variedad que confiere a los champagnes potencial de guarda. La uva chardonnay da la finura al champán. Si el champán es joven se aprecian notas florales. Admite una muy buena evolución que favorece el envejecimiento de los vinos.
La segunda es la Pinot noir que es una uva tinta de pulpa blanca que representa un 37% de la superficie cultivada, y que es la que se usa para los tintos de Borgoña. Es la variedad principal en la Montaña de Reims y en la Cote des Bars, pero también la podemos encontrar en el Valle del Marne. La uva pinot noir aporta los aromas de frutos rojos y maduros y dar cuerpo y potencia a las mezclas o ensamblajes.
La tercera es la Pinot meunier que es otra uva tinta de pulpa blanca que representa otro 37% de la superficie cultivada, la encontramos sobre todo en el Valle del Marne y en el Macizo de Saint Thierry. La uva pinot meunier facilita las mezclas, tiene aroma a frutas intensa y evoluciona más rápidamente que la chardonnay.
La botella clásica es de 75 cl. Todas las botellas de champán son más gruesas y resistentes que las botellas de vinos no espumosos con el objeto de resistir la presión del gas (CO2). El fondo de la botella está reforzado por la misma razón.
Los comerciantes de la zona normalizaron en el siglo XIX una serie de botellas de distintas capacidades: Octavo: de 9.4 cl (en desuso), Cuarto de 18.75 o 20 cl, que en España se denomina "Benjamín", Media de 37.5 cl, Medium de 60 cl (en desuso), Botella de 75 cl y Misil: 1 L. También está el Magnum de 1.5 L (2 botellas), Jeroboam de 3 L (4 botellas), Roboam de 4,5 L (6 botellas). Matusalén de 6 L (8 botellas), Salmanazar de 9 L (12 botellas), Baltazar de 12 L (16 botellas), Nabucodonosor de 15 L (20 botellas), Salomón de 18 L (24 botellas), Souverain de 26,25 L (35 botellas), Primat de 27 L (36 botellas) y Melquizedec de 30 L (40 botellas). Solo la media botella, la Botella y el Mágnum se utilizan en la segunda fermentación del vino
Los tamaños del Salomón en adelante son recientes y se consideran extravagantes. Los tamaños superiores al Jeroboam son infrecuentes, porque las botellas son difíciles de manejar, frágiles y caras de producir. Los nombres de las botellas superiores al Magnum vienen de los reyes de la Biblia, salvo el Soberano y el Primat.
El tapón o corcho usado para obturar las botellas de champán tras el degüelle, que es el definitivo, es un tapón especial, y está formado por dos partes fácilmente distinguibles: La cabeza, que está fabricada con aglomerado de corcho, más económico que las láminas de corcho.
Para garantizar la sujeción ante la elevada presión que hay en el interior de las botellas, el tapón se refuerza colocando una chapa circular de acero estampado sobre la cabeza, que sirve para asegurarlo atándolo bajo el resalte del cuello de la botella por medio de un morrón, una especie de bozal de alambre. Estas placas, que reciben el nombre de cápsulas, son objeto de colección, llamada placomusofilia.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario