LIMA CONSUME AGUA CONTAMINADA CON ARSÉNICO, CADMIO Y OTROS MINERALES PELIGROSOS


MARISA GLAVE REMY
 CIUDAD  La legisladora Marisa Glave Remy, solicitó sanciones más drásticas para solucionar el tema de pasivos ambientales que están ocasionando graves problemas al medio ambiente y la salud de todos los peruanos. Fue durante el foro público “El Rímac en Peligro, Problemática de la Cuenca del Río Rímac”, evento en el que comentó su proyecto de ley que propone impedimentos para solicitar nuevos petitorios mineros si al término de 6 años el generador del pasivo no hubiese ejecutado sus respectivos planes de cierre y remediación de sus pasivos ambientales. Son considerados pasivos ambientales aquellas instalaciones, efluentes, emisiones, restos o depósitos de residuos producidos por operaciones mineras abandonadas o inactivas, cualquiera sea el momento en el que se hubiesen generado y que constituyen un riesgo permanente y potencial para la salud de la población, el ecosistema y la población.
LIMA CONSUME AGUA CONTAMINADA CON ARSÉNICO
Durante esta actividad los comuneros de San Mateo de Huanchor (ubicado a 90 Km, de Lima) denunciaron que los relaves del cerro Tamboraque son un claro ejemplo de cómo las empresas aprovechan los vacíos normativos ante la desidia del propio Estado que ha permitido la acumulación de toneladas de residuos mineros a escasos metros del lecho del río Rímac.
Estos relaves son acumulaciones procedentes de los centros mineros de la parte alta de Matucana, donde opera la empresa Qoricancha y están a orillas del río Rímac de donde la empresa del agua SEDAPAL toma agua para el consumo de los habitantes de la ciudad de Lima
En igual situación se encuentran los pobladores de Millotingo y Pacococha, lugares en los que existen pasivos ambientales abandonados desde hace 30 años; y que contaminan el río Aruri, un afluente del río Rímac, por lo que se colige que el agua que llega a la población limeña se encuentra contaminada con diferentes minerales peligrosos para la salud.
A nivel nacional existen 8 mil 554 Pasivos Ambientales Mineros (PAM); dos mil 40 son considerados de alto riesgo y tres mil 158 de muy alto riesgo. Más del 80% de estos se encuentran sin responsables identificados.
Ante la problemática descrita, la congresista Glave propuso que el inventario de pasivos ambientales mineros que se encuentran a cargo del Ministerio de Energía y Minas, pase en un plazo de dos años de manera obligatoria a cargo de la OEFA, para realizar las visitas y fiscalizaciones de manera constante.
En el caso de los pasivos ambientales de alto riesgo, las autoridades podrán exigir que se mitigue los daños que ocasionan, incluso antes de que se aprueben los planes de cierre. Si representan una grave amenaza para la salud y el ambiente, el Estado podrá intervenir y posteriormente, los gastos serían cobrados a la empresa responsable.
Esta iniciativa podrá hacer la diferencia porque actualmente el Estado se hace responsable sólo de los pasivos que tienen responsables identificados, comentó la legisladora.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario