LA TASA DE HOMICIDIOS EN EL PERÚ FUE DE 7,8 POR CADA 100 MIL HABITANTES EN EL AÑO 2017

 INVESTIGACIÓN  Durante el año 2017, se registraron 2 mil 487 muertes violentas asociadas a hechos delictivos dolosos, con una tasa de homicidios de 7,8 muertes por cada 100 mil habitantes; así lo dio a conocer el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) en la publicación Homicidios en el Perú contándolos uno a uno”; elaborado con el esfuerzo conjunto del Comité Estadístico Interinstitucional de la Criminalidad (CEIC), presidido por el INEI e integrado por el Poder Judicial, Ministerio Público, Ministerio del Interior, Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, Policía Nacional de Perú y el Instituto Nacional Penitenciario.

En esta investigación se menciona que la mayor tasa de homicidios se registró en el primer semestre de 2017 (8,1 muertes violentas por cada 100 mil habitantes); mientras que fue menor en el segundo semestre de ese año (7,5 muertes violentas por cada 100 mil habitantes).
En el año 2017, a nivel de países de Latinoamérica, el Perú presentó una de las tasas de homicidios más bajas con 7,8. Por otro lado, El Salvador presentó la tasa más alta de homicidios (60,1), Jamaica (56,0), Venezuela (53,7), Honduras (43,6), Belice (37,2), así como Trinidad y Tobago (36,0).
EN EL PERÚ
Al comparar los años 2016 y 2017, la tasa de homicidios de Apurímac bajó de 8,5 a 3,7 muertes por cada 100 mil habitantes, seguido de Huánuco que pasó de 11,2 a 8,1 por cada 100 mil habitantes y Huancavelica de 7,0 a 4,6 muertes por cada 100 mil habitantes. Por el contrario, se incrementó en Madre de Dios de 22,8 a 46,6 muertes por cada 100 mil habitantes y Tumbes de 22,9 a 28,8 muertes por cada 100 mil habitantes.
En el período 2016-2017, las mayores disminuciones de la tasa de homicidios se registró en la provincia de Pisco (Ica) de 22,6 a 13,8 muertes por cada 100 mil habitantes, seguido de Cañete (Lima) de 14,4 a 8,8 por cada 100 mil habitantes y Cutervo (Cajamarca) de 15,0 a 10,0 por cada 100 mil habitantes; en cambio, aumentó en Barranca (Lima) de 26,4 a 41,0 por cada 100 mil  habitantes y Tumbes (Tumbes) de 28,9  39,9 muertes por cada 100 mil habitantes.
La tasa de homicidios en Tambopata (Madre de Dios) se incrementó de 29,5 a 58,6 por cada 100 mil habitantes; principalmente por la minería ilegal y otro delitos conexos de igual o mayor gravedad, como la trata de personas, lavados de activos, evasión tributaria e incluso homicidios.
Durante el año 2017, la mayor reducción de la tasa de homicidios se registró en el distrito de El Porvenir (La Libertad) de 19,5 a 9,3 muertes por cada 100 mil habitantes, seguido de Independencia (Provincia de Lima) de 17,8 a 10,0 por cada 100 mil habitantes y Cusco (Cusco) de 13,4 a 9,9 por cada 100 habitantes. Por el contrario, aumentó en Jaén (Cajamarca) de 4,0 a 13,8 por cada 100 mil habitantes, Tumbes (Tumbes) de 18,6 a 28,0 por cada 100 mil habitantes y Callería (Ucayali) de 1,9 a 8,9 muertes por cada 100 mil habitantes.
Al comparar el año 2016 y 2017, las ciudades que disminuyeron en mayor proporción su tasa de homicidios fueron Pisco (Ica) de 28,8 a 17,5 muertes por cada 100 mil habitantes, seguido de Huacho (Región Lima) de 11,6 a 4,8 por cada 100 mil habitantes y San Vicente de Cañete (Región Lima) de 19,1 a 13,1 por cada 100 mil habitantes. Por el contrario, se incrementó en Barranca (Región  Lima) de 30,2 a 45,8 por cada 100 mil habitantes, Tumbes (Tumbes) de 42,5 a 57,7 por cada 100 mil habitantes y Jaén (Cajamarca) de 3,0 a 12,8 muertes por cada 100 mil habitantes.
LIMA
Entre el año 2017 y 2016, los distritos de Lima Metropolitana que presentaron las mayores reducciones en su tasa de homicidios fueron Los Olivos de 12,4 a 3,9 muertes por cada 100 mil habitantes. Le siguió Independencia de 17,8 a 10,0 por cada 100 mil habitantes y Lurigancho de 7,1 a 3,1 por cada 100 mil habitantes. En cambio, se incrementó en los distritos de Chorrillos de 4,8 a 9,8 por cada 100 mil habitantes y el Rímac de 7,3 a 10,4 por cada 100 mil habitantes.
Durante el año 2017, el 54,2% (1 mil 347) de muertes violentas asociadas a hechos delictivos dolosos correspondieron a homicidio calificado (asesinato), seguido de homicidio simple 12,1% (302), lesiones graves seguidas de muerte 10,9% (271) y feminicidios 5,3% (131).
Entre los años 2016 y 2017, se observó una tendencia creciente en las muertes violentas asociadas a hechos delictivos dolosos por calificación preliminar de homicidio calificado (asesinato) de 1 mil 43 a 1mil 347 casos; así como feminicidio de 106 en el año 2016 a 131 casos en el año 2017.
Entre los años 2016 y 2017, destacan las muertes violentas asociadas a hechos delictivos dolosos por arma de fuego con 58,2% en el año 2016  y de 66,6% en el año 2017.
Con relación al presunto lugar de ocurrencia disminuyó en la vía pública (de 47,4% a 41,5%); en tanto que se incrementó en la “Vivienda de la víctima” (al pasar de 21,2% en el año 2016 a 24,1% en el año 2017).
El año 2017, la venganza (33,8%) fue la principal presunta causa vinculada a muertes violentas asociadas a hechos delictivos, seguido de la delincuencia común (19,9%) y la delincuencia organizada (14,9%).
El 48,1% de las muertes violentas asociadas a hechos delictivos dolosos ocurrieron los días martes, jueves y domingo; asimismo, el 35,8% de estos hechos sucedieron entre las 18:01 y las 00:00 horas.
En el año 2017, el 77,9% de las víctimas de muertes violentas asociadas a hechos delictivos dolosos son hombres y el 22,1% restante son mujeres. Según calificación preliminar los hombres son víctimas de muerte violenta asociada a un hecho delictivo doloso, principalmente por sicariato y robo agravado con subsecuente muerte; mientras que el caso de las mujeres, luego del feminicidio y el aborto provocado seguido de muerte, destacaron los casos de parricidio y homicidio por emoción violenta.
El INEI informó que el 63,8% de las muertes violentas asociadas a hechos delictivos dolosos tenían  entre sus víctimas a personas entre 18 y 44 años de edad.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario