HISTORIA Y ORIGEN DEL TAMAL


El tamal es un producto comestible hecho artesanalmente del maíz molido que tiene en el Perú corno principales componentes una masa mezclada con caldo de pollo y/u chancho, manteca o aceite y carne de cerdo o de pollo. Es de amplio y profundo consumo entre todos los sectores sociales de cualquier mesa, con o sin mantel largo. El tamal es un alimento de origen mesoamericano entre los años 800 y 500 a.C. Se afirma que estas culturas no solo trasportaron consigo el maíz, sino que también llevaron consigo platillos y formas de cocinarlos. Algunos estudios develan que su origen podría ser mexicano y que desde allí fue llevado a América Central y del Sur.

Otras teorías refieren que el tamal pudo tener su origen 100 a. C debido a las evidencias pictóricas que encontraron en el Mural de San Bartolo, Guatemala. Es debido a esto que no existe una real evidencia de la migración del producto.
No hay indicios para saber de dónde a dónde fue la migración. Para el siglo XVI, fray Bernardino de Sahagún escribe en “Historia general de las cosas de Nueva España” sobre los tamales y sobre las muchas maneras de estos que existen. En la época prehispánica, el tamal era alimento de consumo diario, así como también era usado en ceremonias, rituales, ofrendas y tumbas.
La palabra tamal, como algunas otras. vino desde México y fue traída por los españoles. La voz tamalli del náhuatl servía en el imperio azteca para designar varias maneras de uso y reelaboración de la masa de maíz o del elote (choclo, en peruano) que era envuelto en hojas.
Pero fueron nuevos ingredientes y nuevas envolturas las que permitieron la pronta aparición, aceptación y difusión del tamal durante las primeras décadas de presencia hispana en América en el siglo XVI.
Su difusión fue hecha por los españoles que a donde fueron lo convirtieron, quién sabe por qué, en platillo navideño. y por donde lo llevaron e impusieron fue ingresando a todos los sectores sociales de la naciente sociedad post – conquista y después, en el caso de la sociedad peruana, durante un tiempo redujo su campo de elaboración y consumo a los sectores medios y pobres; actualmente es de consumo generalizado.
La presencia de la gente negra en la cocina peruana es tan fuerte que ahora asociamos el tamal a la población negra, cuando en realidad el origen de esta vianda es mucho más antiguo, sin embargo, ellos incorporan algo que es silencioso: la sazón
En todo poblado del país siempre hay alguien que sabe hacer los tamales, sea en la costa o en la sierra y con frecuencia en los centros poblados selváticos.
A finales del siglo XIX, el escritor Juan de Arona incluyó el término ''tamal'' dentro del ''Diccionario de Peruanismos'', atribuyendo su origen al término a la voz mexicana 'Tenamaxtlán' y refiriéndose al ''tamal de Lima'' como una ''pasta, masa o bollo de harina de maíz aderezada con manteca de puerco, carne de los mismo, un poco de ají, almendras y otros ingredientes que lo hacen una golosina pesada''.
El tamal es un platillo que ser sirve envuelto en hojas de plátano y ofrecido por los ''tamaleros'', quienes pregonan por las calles en horas de la mañana y también en las tardes.
Hay diversas especialidades de tamal peruano:
Tamal cajamarquino: Harina de maíz, ají colorado amasado con caldo de gallina que se rellenan de carne de cerdo y se envuelven en hojas de maíz o plátano.
Tamal chinchano: Harina de maíz blanco molido en batán ají panca y amarillo, relleno de papada y carne de cerdo, además de huevo y aceituna. y envuelto en hoja de plátano,
Tamal criollo: Se elabora en masa de mote con ají colorado, rellenos con carne de cerdo y envuelto en hojas de plátano.
Tamal de Supe:  Esta preparada con harina de maíz blanco, ají colorado, relleno de pollo y es envuelto en hojas de plátano en forma rectangular.
Tamal serrano: Con base en mote de maíz blanco, manteca y sal, se rellena con carne de res y se envuelve con pancas (hojas que envuelven la mazorca de maíz)
Tamalitos verdes: Son hechos en la región Piura, a la harina de maíz se le añade culantro, por lo que adquiere su color y aroma característico. Es acompañante del Seco de Cabrito.
Tamales piuranos: Se elabora sobre la base de harina de maíz blanco remojado varios días y lleva por relleno un preparado de cebollas, pimientos y cuero de cerdo.
El tamal es una muestra más de la gran variedad y diversidad de culturas. En este sentido, ha resultado interesante encontrar esta marcada variedad en nuestro país. Pues, mientras que en otros lugares se le reconoce en todos lados como tamal, en el Perú, identificamos las diferencias, dándole importancia a la elaboración única de cada producto. Así pues, para nosotros parece ser lo diverso un tema indiscutible dentro del día a día peruano. Y así sea en una mañana dominguera o con un cafecito durante el lonche, los peruanos de esta época seguiremos consumiendo tamales buscando, de alguna forma, aliviar todos nuestros males.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario